lunes, junio 20, 2005

Extraña carrera en Indianapolis

Después de todo el follón por la fiabilidad de los neumáticos Michelin no se podía esperar un resultado más surrealista. Sólo seis monoplazas compitieron por la victoria (los tres equipos que montan Bridgestone). Por supuesto gano Schumacher. Por un lado me sabe malo por la gente que ha pagado su entrada, pero por otro lado durante muchas carreras los neumaticos Michelin fueron mejor que los que usaba Ferrari y entonces nadie se quejaba a la FIA, así que por una carrera que ha sucedido alrevés pues... mala suerte. ¡Arriba Schumacher! (y también Alonso por supuesto).

No hay comentarios:

Publicar un comentario