miércoles, enero 21, 2009

El Palo y la Zanahoria

Descubrí esta expresión jugando al juego de rol "Paranoia" hace ya muchos años y pronto me llamo la atención. El origen está claro, puedes premiar a un asno con una zanahoria cuando hace bien su trabajo y/o puedes golpearle cuando no lo hace.
Pero la expresión en sí no se usa para los burros, sino para los seres humanos y viene a significar: premiar por hacer las cosas bien y/o castigar por hacerlas mal.
Hoy en día, con la crisis que estamos viviendo, los empresarios se olvidan de las zanahorias y sólo hacen uso de los palos: o trabajas a destajo o declaro un ERE y todos a la calle. Hay empresas que no sólo es en estos días cuando siguen esa política sino que es su norma de facto.
Otras sin embargo prefieren las zanahorias: si haces tu trabajo en menos tiempo del asignado te daremos una bonificación económica a final de año.
En mi opinión no caben más posibilidades que estas dos, por ejemplo, si mañana tu jefe te pide que hagas un "sobreesfuerzo" tu puedes hacerlo porque esperas una zanahoria o porque tienes miedo a los palos. La zanahoria puede ser un ascenso, un regalo, etc... y los palos no tienen porqué ser un despido, puede ser simplemente evitar el que dirán tus compañeros si los dejas enmarronados y tu te marchas a casa. Es decir, si no esperas una zanahoria es porque temes a los palos, quizá subconscientemente pero es así.
Es curioso porque España es más un país de palos que de zanahorias... y así nos va. Y esto es así porque a los palos te acostumbras y acaban por no tener efecto. Es como el cuento del pastor y el lobo: las primeras veces actuas pero al final ya no haces caso al aviso del peligro.
Lo que también esta claro es que en España si no hay ni palos ni zanahorias la gente hace lo mínimo... sólo hay que ver a los funcionarios (ni los pueden despedir, ni les suben el sueldo); supongo que esto va con el carácter, con la gente que trabaja para vivir y los que viven para trabajar.
En conclusión, para que una empresa funcione se necesitan zanahorias y la empresa que no las aplique tiene los días contados.

7 comentarios:

  1. Abel, a ver si escribimos más en el IDE y menos en el blog, o abrá palos.

    ResponderEliminar
  2. quizir habrá (joer tendría que escribir más)

    ResponderEliminar
  3. Nenito, qué te está pasando, ¿no hay noticias de informática de esas que tanto nos entretienen?

    ResponderEliminar
  4. Bueno, como en los últimos siete días llevaba ya dos comentarios de programación he querido cambiar un poco... pero no te preocupes, Java volverá por este blog.

    ResponderEliminar
  5. No sé si pecas por tu posible juventud o por desconocimiento. Pero tu comentario sobre el mundo funcionarial es perverso y denota que sólo valoras la parte visible, esa de atención directa con el público. Cierto, no son despedidos habitualmente (se conocen muy pocos casos). Pero pide un certificado de nacimiento, propiedad, empadronamiento, pago de impuestos, duplicado de documento oficial, ayuda a un servicio de urgencias, ... Quizá no seas atendido con la rapidez que tu consideras oportuna pero ... ¿acaso te han negado el servicio? Evidentemente ellos están allí porque quieren, pero el camino también está abierto para ti: oposita, demuestra que eres merecedor de una de las plazas convocadas y, sin distinción por edad, casta, rango, sexo, condición o creencia formarás parte de esos que tanto criticamos, pero que sostienen el sistema donde nos movemos día a día. ¿Mejorable? Sí ¿Tienes ideas para ello? Contribuye y sugiere. Los medios son los de todos, haz oir tu voz. Puede sonar a utópico, pero todo cambio social empezó por una idea nacida en algún pequeño lugar sin importancia. Al igual que la ciencia, de pequeños fracasos se perfilan las mejores teorías.

    B. Phemos.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tu comentario, de verdad, se agradece un feedback por parte de los lectores.
    Ahora bien, creo que me has malinterpretado, no era mi intención criticar a los funcionarios sino justificar el comportamiento de muchos de ellos por la falta de "palos y zanahorias".
    Tampoco creo que sean ellos los que mantienen este sistema sino los trabajadores autónomos o asalariados que con sus impuestos pagan los sueldos de los funcionarios.
    Este es sólo mi punto de vista, quizá en unos años cambie... quien sabe.

    ResponderEliminar
  7. Nunca creí que el autor de esta bitácora contestara a sus lectores. Ni que ciertos lectores fueran leídos, pero parece que estaba equivocado.
    No interpretes tampoco mis palabras como una defensa a ultranza del funcionariado. Toda empresa que crece empieza a experimentar los mismos problemas, cosa que no se da (es imposible) en el caso de autónomos o pequeñas empresas. Pero esto ya lo discutiremos en otra ocasión, cuando tanto las penas como las alegrías sean compartidas en las empresas, y no sólo las penas.
    Respecto a la zanahoria, sólo la he visto atada a un palo para que el burro, muerto de hambre, le pareciera que la podía alcanzar y tirara del carro.
    Pero claro, entonces estaríamos hablando de amenazas (palos) y engaños (zanahorias) y ... ¿te suena?

    ResponderEliminar