sábado, febrero 14, 2009

El escudo de Aragón

Muchas líneas se han escrito tratando de explicar el escudo que adorna la bandera de Aragón, no todo lo escrito responde a la realidad, en ocasiones por desconocimiento (ya que hay pocos documentos que prueben las diferentes afirmaciones) pero en otras ocasiones por interés, para poder afianzar sobre la historia hechos presentes (con dinero es posible hasta modificar el pasado). Aquí trataré de explicar con objetividad la historia del escudo y mencionar tanto las explicaciones en las que creo como en las que no.

El escudo aparece dividido en cuatro partes o cuarteles, que diría un heráldico, la primera noticia que tenemos de esta división data del 12 de septiembre de 1499 cuando así aparece en la portada de la Crónica de Aragón, escrita por fray Gauberto de Vagad. No obstante, no fue sino en 1920 cuando tal símbolo obtuvo el beneplácito de la Real Academia de la Historia, como blasón oficial aragonés.

Veamos cómo son y cuál es la historia de cada uno de los cuarteles del escudo:

Por orden de antigüedad hay que empezar por el cuartel superior derecho, en el cual, sobre fondo azul o azur, destaca una cruz de plata (es decir, blanca). Es éste, el blasón representativo más viejo del Reino de Aragón. Su legendario origen se atribuye a una supuesta aparición milagrosa de una cruz a las tropas aragonesas de Iñigo Arista, en el transcurso de la batalla de Araguás en el siglo X. Su uso como único símbolo de Aragón se extiende hasta el siglo XIII. El nombre de Cruz de Iñigo Arista es acuñado por Jerónimo Zurita en los Anales de la Corona de Aragón.

A fines de dicho siglo el anterior blasón, llamado de Iñigo Arista -de inequívoca procedencia autográfica de los reyes aragoneses de la dinastía ramirense-, fue sustituido por la denominada Cruz de San Jorge. En el actual escudo figura esta cruz en el cuartel inferior izquierdo. En detalle, consiste en un fondo blanco sobre el cual va dicha cruz griega de San Jorge en color rojo (o de gules, según los heráldicos). Ocupan los ángulos cuatro cabezas de moros degollados, morenos, imberbes, con turbante y siempre mirando a poniente. Este símbolo de Aragón, en el siglo XIII, tiene también un origen legendario asociado a la batalla de Alcoraz y a la posterior difusión del culto a San Jorge por todo Aragón. Cuenta la tradición la "milagrosa" aparición a Pedro I de dicho santo -cuya misma existencia cuestionan recientes estudios- en el transcurso de la citada batalla de Alcoraz, que daría al rey aragonés la posición de Huesca. Las cuatro cabezas serían las de los jefes musulmanes muertos en el combate. Valga como recuerdo histórico la descripción que Pedro IV hacía de este blasón "Una creu per mig del escut e a cascun carte un cap de sarrai".

El siguiente distintivo del reino aragonés son las barras, también llamadas palos o bastones, de gules sobre fondo de oro (es decir, rojas sobre amarillo). En el escudo se sitúan en la parte inferior derecha. Para unos su origen viene de cuando Aragón se hizo vasallo de la Santa Sede; entonces ésta, que empleaba los colores rojo y amarillo en las cintas de sus documentos, concedió su uso a la Corona de Aragón como un privilegio especial. Según otras versiones las barras serían una insignia privativa y personal de los condes de Barcelona, que las harían extensivas a sus dominios, es decir, a la Corona aragonesa. Se apoyan quienes esto dicen en los sellos conservados del conde Ramón Berenguer III, en los cuales aparecen tres bastones que significaban los 3 estados donde dominaba dicho conde catalán: Barcelona, Besalú y Provenza. Más tarde dicen, Ramón Berenguer IV las incorporaría a Aragón y el número de los bastones iría aumentando según se conquistasen nuevo territorios para la corona aragonesa, como Valencia, Rosellón, etc. Las barras llegaron a ser hasta seis, aunque a partir de Pedro III quedaron estabilizadas en el número de cuatro.
En este punto debo mencionar que la versión catalana es la menos probada históricamente y que la cuento para que nadie me critique de dar sólo mi opinión subjetiva. Personalmente opino que es una versión de la historia pagada con dinero más que una versión real, pero que cada uno crea en lo que quiera... los hay que creen en los astrólogos y futurólogos.

En el siglo XVI cobró auge un nuevo símbolo, que ocupa la mitad superior izquierda del actual escudo. Sobre fondo amarillo destaca una encina o carrasca, saliente de la tierra, sobre la cual va una cruz de gules (es decir, roja). Su tardío origen -recordad, siglo XVI-, es también atribuido a una milagrosa leyenda sobre una cruz aparecida al cabecilla aragonés Garci Jiménez. Después de un batalla entre moros y cristianos que no se decantaba para ningún bando el caudillo cristiano rezó pidiendo una señal para atacar. Un rayo cayó entonces sobre una carrasca formando una cruz de fuego sobre está. Los cristianos atacaron y vencieron. Este árbol es llamado de Sobrarbe, según ciertos estudiosos, en función de la alusión del árbol al topónimo Arbe, que no es sino el nombre de la sierra que desde el Cinca al Vero cierra Sobrarbe, cuna de la primera Constitución aragonesa (los Fueros de Aragón).

¿Por qué se impuso en el siglo XVI este símbolo situado falsamente, por la tradición hacia el siglo IX? Muy sencillo, por el ambiente foralista que se respiraba en Aragón durante el XVI hasta la muerte (asesinato) del Justicia. Aquel politizado clima aragonesista acogió con entusiasmo el símbolo de Sobrarbe para subrayar el deseo de conservar viejos fueros y leyes, como aquellas primeras de Sobrarbe.

Espero que con este artículo os haya quedado más claro el significado y explicación del escudo de Aragón, cualquier comentario u opinión será bien recibido/a pues como he dicho muy pocas de las afirmaciones aquí escritas pueden ser refutadas.

8 comentarios:

  1. esta bien, curioso. te falta haber puesto un par de links respecto a las varias versiones de las barras

    ResponderEliminar
  2. Cierto, pero es que estas dos versiones carecen de pruebas que las demuestren de forma que cada uno debe creer cual debió ser la más posible. Podría haber puesto links pero hubiesen sido a las opiniones subjetivas de quien los escribió, de forma que he preferido contar las dos versiones y que cada cual sea libre de creerse la que quiera.

    ResponderEliminar
  3. Un bloguero en a familia, bien, bien ¿Y qué opinas de Belloch y Escribá de Balaguer?

    ResponderEliminar
  4. Ufff, ya son cuatro años escribiendo en el blog... ¿cómo es que te has enterado y lo has encontrado? Pero bueno, me alegro de tener otro lector.

    ResponderEliminar
  5. Me parece mu bien chato, otro día nos cuentas un poquito la historia del reino, y sobre todo la parte del Reino de Aragón y Cataluña, que parecemos los tonticos del país, sobre todo si vas al poble espanyol a tragarte todas esas "mentiras" pagadas con dinero, como bien apuntas en tu relato.

    ResponderEliminar
  6. Soy un calamar rastreador. A que ya notas los calamberes ;).

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado tu información, además las barras son de ARAGON los del Condado siempre pidiendo lo que no es suyo . Besitos TRIZ.

    ResponderEliminar
  8. por que se ha borrado mi comentario

    ResponderEliminar