jueves, junio 25, 2009

Freakonomics

Freakonomics es un libro escrito por Steven D. Levitt (economista) y Stephen J. Dubner (periodista). Bajo el título podemos leer: Un economista políticamente incorrecto explora el lado oculto de lo que nos afecta, y es que de eso trata este libro; no tiene nada que ver con la economía que todos conocemos.
Preguntas como: ¿Qué resulta más peligroso: una pistola o una piscina? o ¿Qué tienen en común un maestro de escuela y un luchador de sumo? serán resueltas por este economista y profesor de la Universidad de Chicago.

El libro no tiene un hilo conductor sino que consta de varios capítulos que no tienen nada que ver entre si y que siempre tratan de contestar a una pregunta cuanto menos extraña. Nos sorprenderán los resultados a los que llegaremos sobre todo porque el sentido común parece creer lo contrario pero los números nunca mienten. Un apunte curioso es que en un capítulo desmonta la creencia popular de que en EEUU el candidato que más dinero ha gastado en la campaña es quien gana las elecciones, mejor dicho, desmonta la creencia de que la razón por la que gana es por gastar el dinero (gastar dinero y ganar están relacionados pero no son causa y efecto).

La idea principal que he aprendido al leer este libro es que porque dos sucesos tengan relación no significa que el primero provoque el segundo, ni que el segundo provoque el primero ya que puede haber un tercer suceso que provoca ambos.

Me gustó más El economista camuflado pero creo que este también es un buen libro que os gustará si os gustan este tipo de libros (a mi me ha gustado).

3 comentarios:

  1. Hola

    Libros se encuentran en todas partes. Lo que no se encuentra con mucha frecuencia es conocimeinto bien redireccionado. Por aquello de que las mentes bien liberadas son estorbo para los que mandan con el conocimiento bajo en su poder. Libros van y vienen. Interpretaciones libres solo si se quiere confiar en la verdad.

    Saludos.

    Una angelilla.

    ResponderEliminar
  2. Suena un poco amarillista sensacionalista, pero a lo mejor eso es culpa solo del productor/editor...

    ResponderEliminar